Azúcar
& Alimentación

El azúcar tiene un gran protagonismo como parte de una alimentación saludable. Conocé más sobre la relación entre la energía que provee, una dieta equilibrada y todos sus aportes positivos.

Azúcar & Alimentación

El azúcar en la alimentación

El azúcar es un alimento sano de origen natural, que en diferentes partes del mundo y desde hace siglos forma parte de la dieta de los seres humanos. Su principal característica nutricional es, al mismo tiempo, su mayor virtud: es una imprescindible fuente de energía.

Todos y cada uno de los músculos del cuerpo, incluido el cerebro, necesitan de la energía que brinda el azúcar para funcionar correctamente. Es por esto que tanto los mayores como los más pequeños de la familia necesitan incorporar azúcar en sus comidas, para poder llevar una vida saludable y activa.

Pero además el azúcar tiene otras ventajas. Gracias a su sabor único y a su capacidad para endulzar, se usa para realzar el sabor de muchos alimentos. Es un ingrediente indispensable para diferentes tipos de preparaciones y también actúa como conservante natural.

Energía, bienestar… ¡y el placer de una rica comida!

La principal función del azúcar dentro de la alimentación es brindarle a nuestro cuerpo la energía que necesita, para que el cerebro y todos nuestros músculos funcionen correctamente. Solamente el cerebro es responsable del 20% del consumo de la energía que aporta la glucosa. Pero además, muchas otras funciones del organismo requieren del azúcar: absolutamente todas las células del cuerpo humano son capaces de oxidar glucosa, es decir, de realizar el procedimiento químico por el cual transforman la glucosa en energía.

Una gran ventaja es que esta energía es de asimilación fácil y rápida, por eso el organismo la emplea inmediatamente y no se almacena de forma tan eficaz, como ocurre con las grasas. Por todas estas razones el azúcar es sinónimo de vitalidad, pero tiene todavía más beneficios: su ingesta produce una rápida sensación de bienestar y optimismo, porque genera endorfinas. Éstas son sustancias que segrega el cerebro y que estimulan la sensación de felicidad. Por eso, cuando ingerimos algo dulce aumenta nuestra energía y además nos sentirnos con mejor ánimo.

Energía para nuestro organismo y una dosis de bienestar. ¿Qué más le podemos pedir al azúcar? ¡Su exquisito sabor! Es un ingrediente que mejora el gusto de otros alimentos, también importantes en nuestra nutrición, como la leche, el yogurt o las frutas. Este sabor no sólo es uno de los más apreciados por el ser humano; además, el consumo de cosas dulces está siempre ligado a festejos y celebraciones, buenos momentos con nuestros seres más queridos.

En síntesis, la alimentación es uno de los aspectos más importantes en la vida del ser humano. Se trata de aportar al organismo aquello que necesita para desarrollarse y mantenerse sano, comiendo las proporciones adecuadas de cada alimento y eligiendo aquellas comidas que nos den placer.

Fuente: “¿Qué es el azúcar?”. Instituto de Estudios del Azúcar y la Remolacha (IEDAR) / www.iedar.es



El azúcar y el cuerpo

¿Cuál es el consumo recomendado de azúcar?
Una dieta equilibrada que cubra las necesidades de nuestro organismo requiere entre un 55 y un 60% de hidratos de carbono (entre los que se encuentra el azúcar), un 30% de grasas y entre un 10 y un 15% de proteínas.

La función esencial de los carbohidratos es aportar energía, y podemos encontrarlos en fuentes muy variadas como cereales, legumbres, raíces y tubérculos, azúcar y miel. Son el componente mayoritario de nuestra alimentación. Además son fuente de fibra, que cumple funciones muy saludables, y aportan otras sustancias químicas con efecto protector frente a ciertas enfermedades.

En cuanto al azúcar, una alimentación sana y equilibrada considera adecuado un consumo promedio de 70 gramos diarios, que equivale a 10 cucharaditas de azúcar al día. Con esta cantidad, se pueden endulzar gran cantidad de alimentos y bebidas.

Estas recomendaciones tienen el aval de dos importantes organismos internacionales dedicados a la salud: la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Una dieta saludable
Una alimentación sana contribuye en gran medida con un estilo de vida saludable. El azúcar, fuente de energía para todos los músculos del cuerpo, es un componente indispensable dentro de cualquier dieta.

Todas los planes alimenticios adecuados nutricionalmente contienen cantidades apreciables de azúcares (incluida la sacarosa, que es el nombre químico del azúcar que todos conocemos), derivadas de las frutas y las verduras.

La sacarosa es un componente universal que se encuentra en ciertas variedades de plantas, y es necesaria en la dieta porque proporciona vitaminas y minerales esenciales para nuestra salud.

Fuente: “El azúcar en la alimentación: examinando la evidencia” Instituto de Estudios del Azúcar y la Remolacha.
(IEDAR) / www.iedar.es



La relación entre azúcar y calorías
El consumo de azúcar no tiene una conexión directa con el aumento de peso, al igual que ningún otro alimento. Hoy en día los expertos en nutrición coinciden en que la obesidad es el resultado de un desequilibrio energético; es decir, una ingestión excesiva de calorías en relación con el gasto de energía de la persona.

La clave para disminuir el sobrepeso está en la reducción general del aporte calórico de la dieta diaria, de una forma equilibrada y sin prescindir de ningún alimento que sea necesario para una alimentación saludable. Al mismo tiempo, se debe aumentar el gasto de energía realizando regularmente una actividad física.

El azúcar es una fuente de energía que nuestro cuerpo asimila de forma simple y rápida. Esta energía es indispensable para el organismo, fundamentalmente para el cerebro, los músculos y el sistema nervioso.

Además, gracias a su sabor inigualable nos ayuda a consumir otros alimentos necesarios, como los lácteos, las frutas o los yogures. De esta manera mantenemos una dieta saludable, en la que están incluidos todos los nutrientes. Por eso es recomendable el consumo de azúcar, dentro de una dieta equilibrada, en todas las etapas de la vida y para todos los miembros de la familia.

Fuente: “Todas las preguntas sobre el azúcar” Instituto de Estudios del Azúcar y la Remolacha. (IEDAR) / www.iedar.es



Mito o realidad: ¿el azúcar engorda?
La obesidad es una enfermedad que se produce cuando existe un desequilibrio entre la energía que se consume (procedente de los alimentos y bebidas que ingerimos) y la que el organismo necesita para satisfacer sus necesidades biológicas y físicas.

Esta enfermedad puede tener múltiples causas, pero en general se relaciona con los hábitos alimenticios y las características particulares de cada persona: su metabolismo, el estilo de vida, si realiza o no actividad física, entre otras.

Muchas personas creen que para bajar de peso es necesario eliminar el consumo de azúcar. Pero el nutriente con mayor influencia en el aumento del peso corporal son los lípidos y no el azúcar. Las grasas contienen el doble de las calorías que los azúcares: 9 Kcal. por gramo contra 4 Kcal por gramo.

De todas formas, antes de comenzar una dieta es necesario consultar a un nutricionista. Un profesional podrá indicarnos cuál es la alimentación apropiada para alcanzar un peso saludable, sin dejar afuera ningún nutriente de los que necesita nuestro cuerpo.

Fuente: “El azúcar en la alimentación: examinando la evidencia” Instituto de Estudios del Azúcar y la Remolacha.
(IEDAR) / www.iedar.es

Aportes de la glucosa para mejorar la memoria

Estudios científicos recientes demostraron que la ingesta de azúcar no tiene ningún tipo de influencia en el comportamiento de los niños, tal como sugerían en el pasado algunas investigaciones que relacionaban el consumo de azúcar con la hiperactividad infantil.

De hecho, nuevos hallazgos sugieren que una fuente de glucosa como el azúcar puede mejorar la capacidad para almacenar y recuperar información, al menos en la memoria de corto plazo. Este mismo efecto también se documentó en varios estudios realizados en personas con una memoria deficiente, como es el caso de personas de edad avanzada.

Fuente: “El azúcar en la alimentación: examinando la evidencia” Instituto de Estudios del Azúcar y la Remolacha.
(IEDAR) / www.iedar.es

La salud de nuestros dientes / Una sonrisa saludable

¿Qué debemos tener en cuenta para disfrutar de una sonrisa saludable? En gran medida, la mejora en la salud dental que se presenta en muchos países se atribuye a la disponibilidad de dentífricos con contenido de flúor y a mejores hábitos de higiene bucal. Incluso, en algunos casos, la introducción de flúor en el agua también resultó de gran ayuda.

Es recomendable que los programas de prevención para controlar y eliminar la caries se enfoquen en estas medidas, junto con consejos dietéticos generales. Y no hay que olvidar que es fundamental tener buenos hábitos de higiene bucodental (cepillado, limpieza con hilo dental, enjuague) después de cada ingesta de comida.

Fuente: “El azúcar en la alimentación: examinando la evidencia” Instituto de Estudios del Azúcar y la Remolacha.
(IEDAR) / www.iedar.es

Tabacal